"Queridos jóvenes, sed prudentes y sabios, edificad vuestras vidas sobre el cimiento firme: Cristo. No os conforméis con menos que la Verdad y el Amor, no os conforméis con menos que Cristo" (Benedicto XVI)

domingo, 1 de diciembre de 2019

ADVIENTO 2019

ORACIONES 


LUNES 2 DE DICIEMBRE

ÉRASE UNA VEZ… un humilde zapatero de un pequeño pueblo de montaña, llamado Martín. Vivía solo. Hacía años que había enviudado y sus hijos habían marchado a la ciudad en busca de trabajo. Martín, cada noche, antes de ir a dormir leía un trozo de los evangelios frente al fuego del hogar. Aquella noche se despertó sobresaltado. Había oído claramente una voz que le decía. ‘Martín, mañana Dios vendrá a verte’. Se levantó, pero no había nadie en la casa, ni fuera, claro está, a esas horas de la fría noche... Se levantó muy temprano y barrió y adecentó su taller de zapatería. Dios debía encontrarlo todo perfecto. Y se puso a trabajar delante de la ventana, para ver quién pasaba por la calle. Al cabo de un rato vio pasar un vagabundo vestido de harapos y descalzo. Compadecido, se levantó inmediatamente, lo hizo entrar en su casa para que se calentara un rato junto al fuego. Le dio una taza de leche caliente y le preparó un paquete con pan, queso y fruta, para el camino y le regaló unos zapatos. Llevaba otro rato trabajando cuando vio pasar a una joven viuda con su pequeño, muertos de frío. También los hizo pasar. Como ya era mediodía, los sentó a la mesa y sacó el puchero de la sopa excelente que había preparado por si Dios se quería quedar a comer. Además fue a buscar un abrigo de su mujer y otro de unos de sus hijos y se los dio para que no pasaran más frío. Pasó la tarde y Martín se entristeció, porque Dios no aparecía. Sonó la campana de la puerta y se giró alegre creyendo que era Dios. La puerta se abrió con algo de violencia y entró dando tumbos el borracho del pueblo. – ¡Sólo faltaba este! Mira, que si ahora llega Dios...– se dijo el zapatero. – Tengo sed –exclamó el borracho. Y Martín acomodándolo en la mesa le sacó una jarra de agua y puso delante de él un plato con los restos de la sopa del mediodía. Cuando el borracho marchó ya era muy de noche. Y Martín estaba muy triste. Dios no había venido. Se sentó ante el fuego del hogar. Tomó los evangelios y aquel día los abrió al azar. Y leyó: – ‘Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estaba desnudo y me vestiste...Cada vez que lo hiciste con uno de mis pequeños, a mí me lo hiciste...’ Se le iluminó el rostro al pobre zapatero. ¡Claro que Dios le había visitado! ¡No una vez, sino tres veces! Y Martín, aquella noche, se durmió pensando que era el hombre más feliz del mundo...".
El Adviento, es la esperanza de la venida de Dios que de muchas formas nos visita. Para recibirle debemos preparar nuestra morada.
Al comenzar cada mañana haremos una parada en el camino que recorreremos juntos, y que nos ayudará a abrir nuestro CORAZÓN y pegaremos en la cartulina el emoticono que nos ayude a recordarlo.
(Pegamos en el camino el emoticono)

MARTES 3 DE DICIEMBRE: NO JUZGUES NI CRITIQUES

ÉRASE UNA VEZ… un niño llamado Manuel. Poseía un espejo mágico que le permitía ver las diferentes formas que tenían de actuar las personas que le rodeaban, en función de la gente que en ese momento tuvieran al lado. Le entristecía ver cómo sus propios amigos eran capaces de criticarle a sus espaldas y luego actuaban como si no hubiera pasado nada. Cansado de esta situación, uno de los días sacó el valor suficiente para acercarse al que creía su mejor amigo y le hizo la siguiente reflexión:
“Cuando los demás rompen algo, son torpes; cuando tú lo haces, eres enérgico.
Cuando los demás muestran ser educados, son débiles; cuando tú lo haces, eres cortés.
Cuando los demás actúan de una manera no correcta, dices que tienen mal genio; pero cuando tú lo haces, son los nervios.
Cuando a los demás no les gusta tu amigo, tienen prejuicios; pero cuando a ti no te gusta su amigo, sencillamente muestras ser un buen juez.
Cuando los demás se apegan a sus métodos, son obstinados; pero cuando tú lo haces, eres firme.
Cuando los demás encuentran defectos en las cosas, son maniáticos; pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.”
¿Por qué te fijas y juzgas las palabras y actuaciones de los demás y no eres capaz de ser crítico contigo mismo?
Ese día Manuel, pudo comprobar a través de su espejo mágico, cómo la balanza de la justicia comenzó a equilibrarse.
Queremos educaros en valores. Veamos las virtudes de los demás, y dejemos de juzgar, que conforme a nuestro juicio seremos juzgados. En ese momento, tendremos la libertad para poder ofrecer a Dios nuestra vida, nuestros pensamientos y nuestros corazones.
Cada mañana, comenzaremos juntos a hacer una parada en el CAMINO. Llenaremos la mochila de buenas actitudes y buenos consejos que puedan hacer grande nuestro corazón para la llegada del Niño Dios.
(Pegamos en el camino el emoticono)

MIÉRCOLES 4 DE DICIEMBRE: NO DUDES. NO PIERDAS LA ESPERANZA

ÉRASE UNA VEZ…una tribu de mokokos que vivían en el lado malo de la isla de las dos caras. Los dos lados, separados por un gran acantilado, eran como la noche y el día. El lado bueno estaba regado por ríos y lleno de árboles, flores, pájaros y comida fácil y abundante, mientras que en el lado malo, sin apenas agua ni plantas, se agolpaban las bestias feroces. Los mokokos tenían la desgracia de vivir allí desde siempre, sin que hubiera forma de cruzar. Su vida era dura y difícil: apenas tenían comida y bebida para todos y vivían siempre aterrorizados por las fieras, que periódicamente devoraban a alguno de los miembros de la tribu.
La leyenda contaba que algunos de sus antepasados habían podido cruzar con la única ayuda de una pequeña pértiga, pero hacía tantos años que no crecía un árbol lo suficientemente resistente como para fabricar una pértiga, que pocos mokokos creían que aquello fuera posible, y se habían acostumbrado a su difícil y resignada vida, pasando hambre y soñando con no acabar como cena de alguna bestia hambrienta.
Pero quiso la naturaleza que precisamente junto al borde del acantilado que separaba las dos caras de la isla, creciera un árbol delgaducho pero fuerte con el que pudieron construir dos pértigas. La expectación fue enorme y no hubo dudas al elegir a los afortunados que podrían utilizarlas: el gran jefe y el hechicero.
Pero cuando estos tuvieron la oportunidad de dar el salto, sintieron tanto miedo que no se atrevieron a hacerlo: pensaron que la pértiga podría quebrarse, o que no sería suficientemente larga, o que algo saldría mal durante el salto... y dieron tanta vida a aquellos pensamientos que su miedo les llevó a rendirse. Y cuando se vieron así, pensando que podrían ser objeto de burlas y comentarios, decidieron inventar viejas historias y leyendas de saltos fallidos e intentos fracasados de llegar al otro lado. Y tanto las contaron y las extendieron, que no había mokoko que no supiera de la imprudencia e insensatez que supondría tan siquiera intentar el salto. Y allí se quedaron las pértigas, disponibles para quien quisiera utilizarlas, pero abandonadas por todos, pues tomar una de aquellas pértigas se había convertido, a fuerza de repetirlo, en lo más impropio de un mokoko. Era una traición a los valores de sufrimiento y resistencia que tanto les distinguían.
Pero en aquella tribu estaban Naru y Ariki, un par de corazones jóvenes que deseaban tener una vida diferente y, animados por una fuerza interior desconocida, decidieron un día utilizar las pértigas. Nadie se lo impidió, pero todos trataron de desanimarlos, convenciéndolos con mil explicaciones de los peligros del salto.
- ¿Y si fuera cierto lo que dicen? - se preguntaba el joven Naru.
- No hagas caso ¿Por qué hablan tanto de un salto que nunca han hecho? Yo también tengo un poco de miedo, pero no parece tan difícil -respondía Ariki, siempre decidida.
- Pero, si sale mal, sería un final terrible – seguía Naru, indeciso.
- Puede que el salto nos salga mal, y puede que no. Pero quedarnos para siempre en este lado de la isla nos saldrá mal seguro ¿Conoces a alguien que no haya muerto devorado por las fieras o por el hambre? Ese también es un final terrible, aunque parezca que aún nos queda lejos.
- Tienes razón, Ariki. Y, si esperásemos mucho, igual no tendríamos las fuerzas para dar este salto... Lo haremos mañana mismo.
Y al día siguiente, Naru y Ariki saltaron a la cara buena de la isla. Mientras recogían las pértigas, mientras tomaban carrerilla, mientras sentían esa fuerza interna, el miedo apenas les dejaba respirar. Cuando volaban por los aires, indefensos y sin apoyos, sentían que algo había salido mal y les esperaba una muerte segura. Pero cuando aterrizaron en el otro lado de la isla y se abrazaron felices y alborotados, comprendieron quién era la fuerza interior que les impulsó a tomar la decisión correcta y sembró la esperanza en sus corazones.
Dios te dio la ESPERANZA. Guárdala en lo más hondo de tu corazón, cuídala de los incrédulos, pesimistas y envidiosos, aliméntala con tus sueños, hasta que un día sola salga a la luz y te ayude a tomar decisiones en tu camino.
(Pegamos en el camino el emoticono)

JUEVES 5 DE DICIEMBRE: TEN CONFIANZA

ÉRASE UNA VEZ… un hombre que una noche tuvo un sueño. Soñó que caminaba por la playa con Dios. Durante la caminata, muchas escenas de su vida se iban proyectando en la pantalla del cielo.
Con cada escena que pasaba notaba que unas huellas de pies se formaban en la arena: unas eran las suyas y las otras eran de Dios.
A veces aparecían dos pares de huellas y a veces un solo par. Esto le preocupó mucho porque pudo notar que, durante las escenas que reflejaban las etapas más tristes de su vida, cuando se sentía apenado, angustiado y derrotado, solamente había un par de huellas en la arena. Entonces, le dijo a Dios:
“Señor, Tú me prometiste que si te seguía siempre caminarías a mi lado. Sin embargo, he notado que en los momentos más difíciles de mi vida, había sólo un par de huellas en la arena. ¿Por qué, cuándo más te necesité, no caminaste a mi lado?
Entonces Él me respondió:
“Querido hijo. Yo te amo infinitamente y jamás te abandonaría en los momentos difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas es porque yo te cargaba en mis brazos…”.
(Pegamos en el camino el emoticono)

MARTES 10 DE DICIEMBRE: ALÉGRATE

ÉRASE UNA VEZ… una mujer muy sabia que se despertó una mañana, se miró al espejo, y notó que tenía solamente tres cabellos en su cabeza.
'Hmmm' pensó, 'Creo que hoy me voy a hacer una trenza'. Así lo hizo y pasó un día maravilloso.
El siguiente día se despertó, se miró al espejo y vio que tenía solamente dos cabellos en su cabeza.
'Hmmm' dijo, 'Creo que hoy me peinaré de raya en medio' Así lo hizo y pasó un día grandioso.
El siguiente día, cuando despertó, se miró al espejo y notó que solamente le quedaba un cabello en su cabeza.
'Bueno' se dijo, 'ahora me haré una cola de caballo.' Así lo hizo, y tuvo un día muy, muy divertido.
A la mañana siguiente, cuando despertó, corrió al espejo y enseguida notó que no le quedaba un solo cabello en la cabeza.
'¡Qué Bien!', exclamó. '¡Hoy no me tendré que peinar!'
TU ACTITUD ES TODO EN LA VIDA.
Alégrate cada mañana.
Ríete de ti mismo. Acéptate.
Sé bondadoso y amable con los demás. Ama al prójimo como a ti mismo.
Sonríeles, porque cada persona que te encuentres tiene sus problemas y tu sonrisa lo ayudará.
La vida no es esperar a que la tormenta pase, ni es abrir el paraguas para que todo resbale...
La vida es aprender a bailar bajo la lluvia.
¡Que cada día de tu vida lo disfrutes al máximo! Pídele al Señor que te ayude a conseguirlo.
PEGAR EN EL CAMINO EL EMOTICONO
MIÉRCOLES 11 DE DICIEMBRE: COMPARTE
ÉRASE UNA VEZ…una persona con una mirada profunda cuyos deseos eran:
Yo quisiera ser plato de sopa caliente para el mendigo, sonrisa joven para el anciano, mano blanca que estrecha la del hermano de color, voz que tranquiliza en el miedo de la noche, palabra de consuelo para secar una lágrima, palabra de amor que desarma,
brisa marina en la frente del drogadicto, un barrote de menos para el prisionero, humilde flor en una choza, viento cálido en la tundra, lluvia fina en el desierto, y para quien desee ascender al Cielo, querría ser escalera.
Aprendamos a mirar como San Vicente de Paúl, mirada profunda e intensa hacia el corazón de los que le rodeaban para ayudarles a cubrir sus necesidades.
(Pegamos en el camino el emoticono)

JUEVES 12 DE DICIEMBRE: AGRADECE

ÉRASE UNA VEZ…un hombre que relató la siguiente historia
Fui al Hospital del Señor a hacerme una revisión de rutina y constaté que estaba enfermo. Cuando Jesús me tomó la presión vio que estaba baja de ternura. Al medirme la temperatura el termómetro registró 40 grados de egoísmo.
Hizo un electrocardiograma y el diagnóstico fue que necesitaba varios "by-pases" de amor porque mis venas estaban bloqueadas y no abastecían mi corazón vacío.
Pasé hacia ortopedia: no podía caminar al lado de mi hermano, y tampoco podía abrazarlo porque me había fracturado al tropezar con mi vanidad. También me encontraron miopía, ya que no podía ver más allá de las apariencias; cuando me quejé de sordera Jesús me diagnosticó quedarme sólo en las palabras vacías de cada día.
GRACIAS SEÑOR, porque las consultas son gratuitas, por tu gran misericordia. Prometo, al salir de aquí, usar solamente los remedios naturales que recetas en el Evangelio...
Al levantarme tomaré un vaso de AGRADECIMIENTO.
Al llegar al trabajo, una cucharada sopera de BUEN DÍA.
Cada hora un comprimido de PACIENCIA y una copa de HUMILDAD.
Al llegar a casa, SEÑOR, voy a tener diariamente una inyección de AMOR, y al irme a acostar dos cápsulas de CONCIENCIA TRANQUILA.
¡¡¡¡¡ GRACIAS SEÑOR !!!!!
Que seamos capaces de agradecer lo que Dios nos regala todos los días: sus enseñanzas para ponerlas a nuestro servicio y al de los demás, una nueva oportunidad para
comenzar cada mañana demostrando ser mejores personas y una gran cantidad de personas que nos pueden guiar en nuestro arduo camino.
(Pegamos en el camino el emoticono)

VIERNES 13 DE DICIEMBRE: ESCUCHA

ÉRASE UNA VEZ…un famoso cirujano cardiólogo. Entra la secretaria a su consulta y le anuncia que un viejecito, muy pobre, recomendado por un médico del hospital público, deseaba hacerle una pregunta.
El médico le dice que hablará con él una vez que haya atendido a todos los clientes con cita médica.
Después de dos horas de espera, el médico recibe al anciano y éste le explica la razón de su visita:
- 'El médico del hospital público me ha enviado a usted porque únicamente un médico de su prestigio podría solucionar mi problema cardíaco y, en su clínica poseen equipos suficientes como para llevar a cabo esta operación'.
El médico ve los estudios y coincide con el colega del hospital. Le pregunta al viejito con qué Compañía de Seguros se haría operar. Él le contesta.... 'Ahí está el problema doctor, yo no tengo seguro social y tampoco dinero. Como verá, soy muy pobre y sin familia... Lo que pido, sé que es mucho, pero tal vez entre sus colegas y usted puedan ayudarme...'.
El médico no lo dejó terminar la frase. Estaba indignado con su colega del hospital. Lo envió de regreso con una nota explicándole que su 'Clínica era Privada y de mucho prestigio, por lo tanto no podía acceder a su pedido'. Él había estudiado y trabajado duramente estos años para abrir su clínica y ganar el prestigio y los bienes que tenía.
Cuando el anciano se retiró. El médico se percató de que éste había olvidado una carpeta con unas poesías y una frase suelta que le llamó mucho la atención. La frase decía: 'El órgano que mejor habla es el corazón' y firmaba Hermógenes Fauvert. Esta frase le gustó mucho al médico, pero lo que más le gustó fue el nombre del autor de la frase, Hermógenes Fauvert.
Le hacía recordar su juventud, pues, en primaria, la maestra les leía sus hermosos cuentos infantiles. En la secundaria, la profesora de Literatura les enseñaba bellísimas poesías y fue con una de ellas que, al dedicarle a una de sus compañeras, se enamoró y esta fue su primera novia. 'Cómo olvidar todo eso si fue parte de lo mejor de su infancia'.
A la semana siguiente, al finalizar la jornada, la secretaria entró al consultorio. Con el periódico vespertino en las manos y compungida, le dijo al médico, '¿Se ha enterado, doctor? Hoy han encontrado muerto a 'Hermógenes Fauvert' en un banco de la Plaza del Ayuntamiento, tenía 88 años el pobre'. El médico suspiró de pena y contestó: “Hombres como él no deberían morir nunca. Que Dios lo tenga en Paz, me hubiera gustado conocerlo.... “
Pero, ¡cómo!... ¿no lo recuerda?', le dice la secretaria y mostrándole la fotografía del periódico le dice: 'Era el pobre viejecito que vino la semana pasada a consultarle. Era un conocido escritor, solitario y bohemio. No tenía parientes y...'. El médico no la dejó terminar. Le pidió que se retirase y sentándose con los brazos cruzados en el escritorio, lloró.
Lloró como nunca lo había hecho, como el niño que llevaba escondido en su alma. Largo tiempo estuvo en el silencio de su consultorio. Luego, mientras secaba las lágrimas de su escritorio, sacó delicadamente la imagen de Cristo que estaba debajo del cristal y, después de besarla, la guardó en un cajón mientras decía 'Perdón Señor, no soy digno de Ti, no soy digno de que me mires. Todo lo que tengo, te lo debo. Me enviaste a un pobre y me habló con la voz del corazón. Yo lo escuché con el oído del egoísmo.... mi vergüenza es grande.... Perdóname Señor'.
Con el correr de los años, la 'Clínica Hermógenes Fauvert', como se denomina desde entonces, se hizo muy famosa. El médico habilitó un sector para la atención de los pacientes sin seguro médico y él personalmente practica las operaciones.
¡Cuántas veces nos habrá pasado lo mismo a nosotros! Nos han hablado con la voz del corazón y no hemos oído.... hemos sido egoístas con nuestros hermanos...
Pidámosle a Dios que no nos pase como a este pobre médico.... que habiendo curado tantos corazones, no ha sabido 'escuchar al suyo...'.
(Pegamos en el camino el emoticono)

LUNES 16 DE DICIEMBRE: BUSCA A DIOS

ÉRASE UNA VEZ… un alumno del Colegio Medalla Milagrosa de Zamora que decidió hacer un doble click en su vida. Para ello, siguió las siguientes instrucciones:
1. ARRASTRA a Jesús a tu DIRECTORIO PERSONAL.
2. Guárdalo en todos tus ARCHIVOS PERSONALES.
3. SELECCIÓNALO como tu DOCUMENTO MAESTRO.
4. Que Él sea tu MODELO para FORMATEAR tu vida.
5. JUSTIFÍCALO y ALINÉALO a la derecha y a la izquierda, sin INTERRUPCIONES en tu camino.
6. Que Jesús no sea solamente un ICONO, un ACCESORIO, una HERRAMIENTA, un PIE DE PÁGINA, sino también el ENCABEZADO, la LETRA PRINCIPAL, la BARRA DE HERRAMIENTAS de tu caminar.
7. Que Él sea la FUENTE de gracia para tu ÁREA DE TRABAJO, la BROCHA DE PINTURA para COLOREAR tu sonrisa, la CONFIGURACIÓN de tu vida.
8. Que sea la NUEVA VENTANA para VISUALIZAR el TAMAÑO de su amor, el PANEL DE CONTROL para impedir tus RETROCESOS, compartir tus RECURSOS y ACCEDER al corazón de tus amistades.
9. COPIA todo lo que es bueno, BORRA tus errores.
10. No dejes al MARGEN a nadie, abre los BORDES de tu corazón, saca de él los VIRUS del egoísmo. Y antes de CERRAR, pon a Jesús en tus FAVORITOS y tu vida será el ACCESO DIRECTO a la felicidad.
11. Ahora, haz CLICK sobre OK para ACTUALIZAR tus CONTENIDOS.
Llevará un tiempo actualizar los contenidos, ten paciencia y si no lo consigues, repite el proceso, no te rindas y SIGUE BUSCANDO A DIOS.
PEGA EN EL CAMINO EL EMOTICONO
MARTES 17 DE DICIEMBRE: PREGÚNTATE
ÉRASE UNA VEZ…una persona con mente inquieta e interesada por el resto de sus semejantes. En más de una ocasión se ha hecho la siguiente pregunta: ¿Qué puedo hacer para mejorar el mundo? En la actualidad, raro es el día en que las noticias no incitan a cuestionarse el propio comportamiento: ¿cómo puedo seguir llevando este estilo de vida cuando la gente está muriendo de hambre en muchos países, cuando los habitantes de una nación se matan entre sí, cuando el color de la piel o la carencia de pasaporte es un estigma que conduce a la muerte, cuando…?
Y la respuesta no suele ser otra que una desconsoladora confesión de impotencia, ¿qué voy a hacer yo frente a problemas de tales dimensiones? Por eso razonamos de la siguiente manera: no estoy en condiciones de arreglar nada. ¡Falaz razonamiento!
Aunque cueste creerlo, hay que contestar que sí. No me pide que logre detener todas las guerras, solo que siembre un poco de amor a mi alrededor; no se me exige que calme la necesidad de todos los hambrientos, tan sólo que destine una buena parte de mis ahorros a quienes los necesiten; nadie me obliga a consolar a los millones de seres que necesitan apoyo, únicamente se me pide que sea un poco de alivio para cuantos están cerca de mí. Nada más se me puede exigir, y tampoco nada menos. Y con estas acciones conseguiremos hacer recapacitar a los que nos contemplan y quizá cunda el ejemplo…
Y tú…¿Qué piensas?
(Pegamos en el camino el emoticono)

MIÉRCOLES 18 DE DICIEMBRE: RECONCÍLIATE

ÉRASE UNA VEZ…una persona que decidió contar la siguiente historia: Aún no llego a comprender cómo ocurrió, si fue real o un sueño. Sólo recuerdo que ya era tarde y estaba en mi sofá preferido con un buen libro en la mano. El cansancio me fue venciendo y empecé a cabecear... En algún lugar entre la semi-inconsciencia y los sueños, me encontré en aquel inmenso salón, no tenía nada en especial salvo una pared llena de tarjeteros, como los que tienen las grandes bibliotecas. Los ficheros iban del suelo al techo y parecía interminable en ambas direcciones. Tenían diferentes rótulos. Al acercarme, me llamó la atención un cajón titulado: "Muchachas que me han gustado". Lo abrí descuidadamente y comencé a pasar las fichas. Tuve que detenerme por la impresión, había reconocido el nombre de cada una de ellas: ¡se trataba de las muchachas que a MÍ me habían gustado! Sin que nadie me lo dijera, empecé a sospechar dónde me encontraba. Este inmenso salón, con sus interminables ficheros, era un crudo catálogo de toda mi existencia. Estaban escritas las acciones de cada momento de mi vida, pequeños y grandes detalles, momentos que mi memoria había ya olvidado. Un sentimiento de expectación y curiosidad, acompañado de intriga, empezó a recorrerme mientras abría los ficheros al azar para explorar su contenido. Algunos me trajeron alegría y momentos dulces; otros, por el contrario, un sentimiento de vergüenza y culpa tan intensos que tuve que volverme para ver si alguien me observaba. El archivo "Amigos" estaba al lado de "Amigos que traicioné" y "Amigos que abandoné cuando más me necesitaban". Los títulos iban de lo mundano a lo ridículo. "Libros que he leído", "Mentiras que he dicho", "Consuelo que he dado", "Chistes que conté", otros títulos eran: "Asuntos por los que he peleado con mis hermanos", "Cosas hechas cuando estaba molesto", "Murmuraciones cuando mamá me reprendía de niño", "Videos que he visto"... No dejaba de sorprenderme de los títulos. En algunos ficheros habían muchas más tarjetas de las que esperaba y otras veces menos de lo que yo pensaba. Estaba atónito del volumen de información de mi vida que había acumulado. ¿Sería posible que hubiera tenido el tiempo de escribir cada una de esas millones de tarjetas? Pero cada tarjeta confirmaba la verdad. Cada una escrita con mi letra, cada una llevaba mi firma. Cuando vi el archivo "Canciones que he escuchado" quedé atónito al descubrir que tenía más de tres cuartas partes de profundidad y, ni aún así, vi su fin. Me sentí avergonzado, no por la calidad de la música, sino por la gran cantidad de tiempo que demostraba haber perdido. Cuando llegué al archivo: "Pensamientos lujuriosos" un escalofrío recorrió mi cuerpo. Sólo abrí el cajón unos centímetros. Me avergonzaría conocer su tamaño. Saqué una ficha al azar y me conmoví por su contenido. Me sentí asqueado al constatar que "ese" momento, escondido en la oscuridad, había quedado registrado... No necesitaba ver más... Un instinto animal afloró en mí. Un pensamiento dominaba mi mente: Nadie debe de ver estas tarjetas jamás. Nadie debe entrar jamás a este salón. ¡Tengo que destruirlo! En un frenesí insano arranqué un cajón, tenía que vaciar y quemar su contenido. Pero descubrí que no podía siquiera desglosar una sola del cajón.
Me desesperé y traté de tirar con más fuerza, sólo para descubrir que eran más duras que el acero cuando intentaba arrancarlas. Vencido y completamente indefenso, devolví el cajón a su lugar. Apoyando mi cabeza al interminable archivo, testigo invencible de mis miserias, empecé a llorar. En eso, el título de un cajón pareció aliviar en algo mi situación: "Personas a las que les he compartido el Evangelio". La manija brillaba, al abrirlo encontré menos de 10 tarjetas. Las lágrimas volvieron a brotar de mis ojos. Lloraba tan profundo que no podía respirar. Caí de rodillas al suelo llorando amargamente de vergüenza. Un nuevo pensamiento cruzaba mi mente: nadie deberá entrar a este salón, necesito encontrar la llave y cerrarlo para siempre. Y mientras me limpiaba las lágrimas, lo vi. ¡Oh no! ¡por favor no! ¡Él no! ¡Cualquiera menos Jesús! Impotente vi como Jesús abría los cajones y leía cada una de mis fichas. No soportaría ver su reacción. En ese momento no deseaba encontrarme con su mirada. Intuitivamente Jesús se acercó a los peores archivos. ¿Por qué tiene que leerlos todos? Con tristeza en sus ojos, buscó mi mirada y yo bajé la cabeza de vergüenza, me llevé las manos al rostro y empecé a llorar de nuevo. Él se acercó, puso sus manos en mis hombros. Pudo haber dicho muchas cosas. Pero no dijo una sola palabra. Allí estaba junto a mí, en silencio. Era el día en que Jesús guardó silencio... y lloró conmigo. Volvió a los archivadores y, desde un lado del salón, empezó a abrirlos, uno por uno, y en cada tarjeta firmaba su nombre sobre el mío. ¡No! le grité corriendo hacia Él. Lo único que atiné a decir fue sólo ¡no! ¡no! ¡no! cuando le arrebaté la ficha de su mano. Su nombre no tenía por qué estar en esas fichas. No eran sus culpas, ¡eran las mías! Pero allí estaban, escritas en un rojo vivo. Su nombre cubrió el mío, escrito con su propia sangre. Tomó la ficha de mi mano, me miró con una sonrisa triste y siguió firmando las tarjetas. No entiendo cómo lo hizo tan rápido. Al siguiente instante lo vi cerrar el último archivo y venir a mi lado. Me miró con ternura a los ojos y me dijo: Está terminado, yo he cargado con tu vergüenza y culpa. En eso salimos juntos del Salón... Salón que aún permanece abierto... Porque todavía faltan más tarjetas que escribir. Aún no se si fue un sueño, una visión, o una realidad... Pero he aprendido que el perdón de los demás me ayuda a reconciliarme conmigo mismo. Y estoy seguro de que la próxima vez que Jesús vuelva a ese salón, encontrará más fichas de qué alegrarse, menos tiempo perdido y menos fichas vanas y vergonzosas.
(Pegamos en el camino el emoticono)

JUEVES 19 DE DICIEMBRE: AMA

ÉRASE UNA VEZ…un hombre que había pintado un lindo cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas y mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor, un reconocido artista.
Llegado el momento, se tiró del paño que revelaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si dentro de la casa alguien le respondía. Hubo discursos y elogios. Todos admiraban aquella preciosa obra de arte.
Un observador muy curioso encontró un fallo en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista: "Su puerta no tiene cerradura, ¿Qué hay que hacer para abrirla?"
"Así es," respondió el pintor. "Porque esa es la puerta del corazón del hombre. Solo se abre por el lado de dentro."
¿Eres capaz de abrir tu corazón? ¿A quién?
¿Te hubiera gustado que en algún momento te hubieran abierto la puerta del corazón?
Y si te atreves y quieres dar un paso más…busca el alimento de tu corazón en la Eucaristía. Y ten siempre presente las palabras de San Vicente de Paúl:
“El amor es inventivo hasta el infinito”
(Pegamos en el camino el emoticono)

VIERNES 20 DE DICIEMBRE: SE LIBRE Y COMPARTE LA BUENA NOTICIA

ÉRASE UNA VEZ…. un sabio científico que compartió la siguiente reflexión:
“Me pregunto qué pasaría si tratásemos a nuestra Biblia como tratamos a nuestro teléfono móvil. ¿Y si la lleváramos a todos lados en nuestra cartera o bolsillo? ¿Y si regresáramos a casa si se nos hubiera olvidado? ¿Y si la revisáramos varias veces al día? ¿Y si la usáramos para recibir mensajes del texto?
¿Y si la tratáramos como si no pudiésemos vivir sin ella? ¿Y si la ofreciéramos como regalo? ¿Y si la usáramos mientras viajamos? ¿Y si la usáramos en caso de emergencia? Esto es algo para animarnos a preguntar... hmmm... ¿dónde está mi Biblia? Ah, y una cosa más. A diferencia de nuestro teléfono móvil, no tenemos que
preocuparnos de que nuestra Biblia se quede sin saldo… ¡porque Jesús ya pagó la cuenta!
La Biblia está cargada eternamente. Nunca tiene que ser recargada. Cuando dices: "Es imposible" Dios dice: Todo es posible. (Lucas 18:27) Cuando dices: "Estoy muy cansado." Dios dice: Yo te haré descansar. (Mateo 11:28-30) Cuando dices: "Nadie me ama en verdad." Dios dice: Yo te amo. (Juan 3:16 y Juan 13:34) Cuando dices: "No puedo seguir." Dios dice: Mi gracia es suficiente. (II Corintios 12:9 y Salmos 91:15) Cuando dices: "No puedo resolver las cosas." Dios dice: Yo dirijo tus pasos. (Proverbios 3:56) Cuando dices: "Yo no lo puedo hacer." Dios dice: Todo lo puedes hacer.
(Filipenses 4:13) Cuando dices: "Yo no soy capaz." Dios dice: Yo soy capaz. (II Corintios 9:8) Cuando dices: "No vale la pena." Dios dice: Sí valdrá la pena. (Romanos 8:28) Cuando dices: "No me puedo perdonar." Dios dice: YO TE PERDONO. (I Juan 1:9 y Romanos 8:1) Cuando dices: "No lo puedo administrar." Dios dice: Yo supliré todo lo que necesitas. (Filipenses 4:19) Cuando dices: "Tengo miedo." Dios dice: No te he dado un espíritu de temor.
(I Timoteo 1:7) Cuando dices: "Siempre estoy preocupado y frustrado." Dios dice: Hecha tus cargas sobre mí. (I Pedro 5:7) Cuando dices: "No tengo suficiente fe." Dios dice: Yo le he dado a todos una medida de fe. (Romanos 12:3) Cuando dices: "No soy suficientemente inteligente." Dios dice: Yo te doy sabiduría.
(I Corintios 1:30) Cuando dices: "Me siento muy solo." Dios dice: Nunca te dejaré, ni te desampararé.
(Hebreos 13:5)”
Ahora… eres libre para compartirlo
(Pegamos en el camino el emoticono)


miércoles, 27 de noviembre de 2019

FESTIVIDAD DE LA MEDALLA MILAGROSA 2019

 

TUTORIA

Introducción para el profesor

En esta ocasión:
-          MOMENTO 1: Trabajaremos la LIBERTAD en María a partir de todos los valores que encontramos en ella.
-          MOMENTO 2: Profundizaremos en la historia personal que cada uno de nosotros (profesores y alumnos) hemos tenido desde que conocimos a la Virgen hasta el momento y lo compartiremos.
-          MOMENTO 3: Nuestra historia personal con María seguro no nos deja indiferentes y encontramos en ella virtudes que anhelamos para nosotros. Cada uno lo convertirá en un compromiso personal que plasmaremos en un mural con la silueta de la Virgen en la puerta de clase.
-          MOMENTO 4: Enlazando con el trabajo que han realizado nuestros compañeros del Pregón con los alumnos de 4º, cada clase elegirá uno de los cuentos (temática del festival) y reflexionará sobre el planteamiento del aspecto actual que nos hayan indicado (para ello se releerá el texto que presentan en la actuación del Pregón), de modo que puedan llegar a deducir el cambio que se ofrece en sus vidas y lo aterricen en acciones-compromisos que como clase pueden llevar a la práctica.

Momento 1     

SE BUSCA
                     GENEROSA
CERCANA
FIEL
OBSERVADORA
EMPÁTICA
LUCHADORA
REFLEXIVA
CRÍTICA CON LA SOCIEDAD
COMPROMETIDA
ENTREGADA
SERVICIAL
AMANTE DE LA VERDAD
LIBRE

 
Observa las características de un determinado perfil de persona y contesta a las preguntas que tienes a continuación.











 



-          ¿Puedes ayudarnos a encontrar entre las personas que te rodean a alguien con este perfil?

(Tener a alguien así a tu lado, es un privilegio. Seguro que has encontrado a alguien con características similares. Compártelo con tu grupo base).
A continuación, responde a estas preguntas después de dialogarlas en grupo:
-          ¿Crees que la persona a la que corresponde este perfil es feliz? ¿Por qué?
-          ¿Crees que ha encontrado sentido a su vida? ¿Por qué?
-          ¿Crees que es un modelo a seguir?
-          ¿Quién crees que puede ser realmente la persona que buscamos?

EFECTIVAMENTE, ESA PERSONA ES MARÍA, que apostó por la libertad, mostrándose libre ante los prejuicios, ante la Ley del momento, ante su pueblo, en su familia, ante las costumbres de época… con tal de cumplir con los planes de Dios y seguir a su hijo incluso hasta la muerte.


Todo esto le llevó a ser un ejemplo de vida para los demás. Merece la pena conocerla e imitarla.

Momento 2     

(INDIVIDUAL) Piensa en tu historia personal con la Virgen María:
-          ¿Recuerdas cuándo oíste hablar de ella por primera vez? ¿A quién?
-          ¿Podrías expresar tu experiencia? ¿Cómo creciste acercándote o alejándote?
-          ¿Cuándo conociste la advocación de la Medalla Milagrosa?
-          ¿Quién es para ti la Virgen a día de hoy?
(GRUPAL) Ponemos en común libremente

Momento 3

Nuestra historia personal con María seguro no nos deja indiferentes y encontramos en ella virtudes que anhelamos para nosotros.
(INDIVIDUAL) ¿Qué virtud de María te gustaría cultivar? ¿Por qué? ¿Cómo?
Cada uno lo convierte en compromiso personal y lo escribe en una pegatina que pegará en la silueta de la Virgen que se encuentra en la puerta de clase.







Momento 4

En el pregón que todos hemos visto el día anterior, los alumnos de 4º y sus tutores nos han presentado el mundo de los cuentos y nos han hecho una reflexión actual sobre cada uno.
(GRUPAL):
-          ¿Qué cuento o personaje de cuento y su reflexión correspondiente nos llama más la atención? – La clase elige uno y relee dicha reflexión facilitada en documento anexo.
-          ¿Podemos intuir el cambio que se ofrece para nuestras vidas?
-          ¿Cómo podemos aterrizarlo en acciones-compromisos para que podamos llevarlo a la práctica como clase?
En una hoja DIN-A4 lo plasmamos y lo pegamos en el cartel del patio que será colocado posteriormente en un lugar visible.




miércoles, 16 de octubre de 2019

OCTUBRE 2019, MES MISIONERO

Este mes de octubre estamos celebrando un Mes Misionero Extraordinario declarado así por el Papa al ver la necesidad cada día mayor de dar a conocer la Palabra a toda la humanidad. Además en estos días celebramos el DOMUNDque este año lleva por lema: "Bautizados y enviados". Es importante que profundicemos en el sentido y colaboremos reforzando esta campaña. Podemos encontrar todo el material en la página:   https://www.omp.es
Podemos leer también algún testimonio misionero que podemos encontrar en https://www.omp.es/testimonios-misioneros/

  • Además todos estamos llamados a participar primero en la Celebración de Envío, el sábado 19 a las 10:30 en San Andrés y posteriormente en la cuestación que realizaremos en la calle. Pondremos como otros años, la mesa  con las huchas a partir de las 11:30 en la Iglesia de Santiago el Burgo hasta las 14:00h.
  • Y como broche final a este mes extraordinario misionero, el 24 de octubre, los alumnos de Bachillerato participarán en una mesa redonda misionera y el próximo martes 29, tendremos de 6º de EP para arriba, un LAB MISIONERO.


¿TE ATREVES A ANUNCIAR A CRISTO? ¿TE ATREVES A SER MISIONERO?

domingo, 1 de septiembre de 2019

PROPUESTA DE ORACIONES
PARA EL CLAUSTRO DE PROFESORES
comienzo de

Curso 2019-2020

La oración de comienzo de día que compartiremos en estos inicios del nuevo curso, están pensadas como una oportunidad de dedicarnos un tiempo personal con el Señor y también de compartir como comunidad que formamos. Es una invitación para cada uno de nosotros, no dirigida a preparar nada para alumnos, tutorías… eso vendrá después. Por esta razón, en esta ocasión, las oraciones no llevarán videos, ni proyecciones muy elaboradas; solo textos para reflexionar, alguna imagen para contemplar y música para meditar o de alabanza. Olvídate de todo, solo ora, contempla, escucha lo que Dios tiene que decirte y trata de no despistar/despistarte con el de al lado.


         Cuando se ha dado todo, se es la persona más libre del mundo”          (Hmno. Roger – Taizé)


(genialy: https://view.genial.ly/5d1e5f794b5fcd0f3f4fe7e8/interactive-content-oraciones-profesores-19-20)

Lunes, 2 de septiembre.                  “Libertad y esperanza”

°  Ambientación

Inauguramos curso 2019-2020. De nuevo el colegio abre sus puertas y antes de acoger a nuestros alumnos y sus familias tenemos que prepararnos y renovarnos. Cambiamos de valor a profundizar, pero no dejemos la esperanza. Este año se nos propone como lema “VIVIR EN LIBERTAD”. Difícil, y a la vez relacionado con todos los demás. Atrevámonos a vivir en libertad con esperanza.
(Pensamos las preguntas mientras escuchamos la canción de J.L. Perales)
-          ¿Qué te sugiere la palabra “Libertad”?
-          ¿Qué necesita una persona para actuar con libertad?

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Éxodo 3, 4-10
Cuando Yahvé vio que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zarza: «¡Moisés, Moisés!» Él respondió: «Heme aquí.» Le dijo: «No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar que pisas es suelo sagrado.» Y añadió: «Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.» Moisés se cubrió el rostro, porque temía ver a Dios. Yahvé le dijo: «He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto, he escuchado el clamor ante sus opresores y conozco sus sufrimientos. He bajado para librarlo de la mano de los egipcios y para subirlo de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, de los hititas, de los amorreos, de los perizitas, de los jivitas y de los jebuseos. Así pues, el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí y he visto la opresión con que los egipcios los afligen. Ahora, pues, ve: yo te envío al faraón para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto.»
De casi todos será conocida la historia de Moisés. Aunque su procedencia era hebrea, fue educado por la hermana del faraón en Egipto. Visitaba a sus hermanos pero ni se sentía israelita ni tampoco egipcio. No conocía a Dios. No era creyente pero esto no fue un impedimento. Dios se manifiesta ante él en la zarza ardiendo, le llama y le da una misión: Liberar al pueblo. Un pueblo para el que al principio él no es nadie.
Al principio, antes de tomar una decisión, Moisés hace preguntas, algunas desde la humildad:
Éxodo 3, 11
Moisés dijo a Dios: «¿Quién soy yo para ir al faraón y sacar de Egipto a los israelitas?»
También porque no se siente preparado:
Éxodo 3, 13
Contestó Moisés a Dios: «Si voy a los israelitas y les digo: `El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros'; y ellos me preguntan: `¿Cuál es su nombre?', ¿qué les responderé?» Dijo Dios a Moisés: «Yo soy el que soy.»
O porque le importaba el qué dirán los unos y los otros:

Éxodo 4, 1
Moisés respondió: «Mira que no me creerán ni me harán caso, pues dirán: `No se te ha aparecido Yahvé.'»
Cuando ya no tiene más excusas indica su problema principal, lo que más le corta para decidirse, su tartamudez:
Éxodo 4, 10
Moisés dijo a Yahvé: «¡Por favor, Señor! Yo nunca he sido hombre de palabra fácil, ni aun después de haber hablado tú con tu siervo; sino que soy torpe de boca y de lengua.»
Finalmente, eligió libremente el camino de seguirle y comenzó una relación de amistad con Dios. Vio que Dios es un dios cercano a los hombres, a nuestra historia. Desde el principio esta relación no fue sencilla pero se fió y vio una esperanza para el pueblo al que también aprendió a querer.

S  Interiorizamos

Moisés fue “más allá” de sus hábitos y comodidades (vivía en un palacio) y de sus capacidades (era tartamudo) para conocer al Dios que se manifestó en su vida.
Meditemos en silencio las dudas de Moisés. Posiblemente se parezcan a mis excusas.
-          ¿Yo? ¿Quién soy yo?
Da igual la edad, hay que retomar la confianza, la esperanza.
-          ¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu nombre? ¿Qué tengo que decir de ti? ¿Cómo te presento?
Quita tus inseguridades, y tu falta de confianza, el miedo de presentar a Dios como ya sabes que es.
-          No me creerán, no me escucharán
Echamos las culpas a los demás. En la rutina de cada día utiliza tus dones para que te crean los demás.
(Colocamos el icono de Jesús y el amigo y encendemos una vela. Cada uno de nosotros puede ser el amigo. Todos los días, al comenzar la oración encenderemos la vela, como símbolo de que si libremente decidimos seguir a Jesús, el caminará a nuestro lado todos los días del curso).

V  Oración final

Todos juntos decimos:
Señor, te pedimos que liberes nuestro interior para dejarte cabida a ti.
Señor, te pedimos valor para ir “más allá”, que nos liberes de nuestros propios esquemas.
Señor, te pedimos que en nuestras debilidades nos des confianza, que nos fiemos de ti.
Porque si todo esto lo esperamos y libremente decidimos seguirte, sabemos que establecerás con cada uno de nosotros una alianza porque somos tu pueblo y tú eres nuestro Dios.
Danos Señor humildad como la de nuestra madre María para poder plantearnos el decirte sí. Recurrimos a su ayuda; Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.

Martes, 3 de septiembre                  “Libertad y verdad”

°  Ambientación

(Nos ponemos ante Dios pidiendo su ayuda con la canción “L’ajuda em vindra del Senyor”. Encendemos la vela ante el icono)
En la oración de hoy, relacionaremos la libertad con el valor de la verdad. En ocasiones nos resulta casi imposible decir la verdad, sobre todo cuando sabemos que va a conllevar una actitud en el otro de rechazo, de dolor, o nos va a comprometer o va a traernos alguna consecuencia poco agradable. Si hablamos de buscar la Verdad, con frecuencia tiramos la toalla o nos justificamos. Si además se trata de la relación con la fe y la trasmisión de la Palabra a otros se nos complica aún más y también nos excusamos diciendo que debe ser algo privado.
En estas y otras situaciones podemos sentirnos libres o esclavos.
Escuchemos y meditemos el texto del Evangelio de Lucas. Este fragmento es especialmente difícil de profundizar. Intentemos llevarlo a nuestro día a día.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Lucas 12, 49-53
«En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»
A veces nos hacemos una idea de que el evangelio es dulce, sin embargo aquí se nos muestra un  Jesús que hablando con poder y dureza, lo hace siempre desde el cariño y buscando el bien. La imagen del fuego representa las dificultades que nos encontramos en el mundo y también las divisiones incluso por la fe. Podemos ser unos incomprendidos en nuestra propia casa o en el lugar de trabajo. Defender nuestra fe no implica machacar al prójimo porque convertiríamos la fe en una ideología donde queremos tener razón sin contar con el otro y así seríamos causa de división, justamente lo que indica el texto que va a ocurrir. Hablar de la fe debe hacerse desde el amor sin renunciar a la verdad. La verdad y la caridad (servicio) deben ir unidas. Cuando solo defendemos la verdad sin caridad, estamos teorizando, aunque sean ideas ciertas, nos quedamos solos. Cuando estamos haciendo caridad pero renunciamos a la verdad, podemos caer en el buenismo; en principio estamos intentando que los demás se sientan bien pero a la larga debido al cansancio, surge la mentira y el buenismo empieza a hacer daño a los demás y se produce también el distanciamiento con los otros.
En el antiguo testamento, encontramos profetas, como Jeremías, que sufre porque habla al pueblo en nombre de Dios y les dice verdades que no sientan bien porque les hace sentirse incómodos y entonces el profeta lleva una vida de sufrimiento.
A nosotros nos ocurre lo mismo; Dios nos pide cada día salir de nuestra zona de confort, a veces a través de otros, y nosotros ponemos mil excusas. Huimos del compromiso, queremos una vida de rosas. Seguir a Jesús, no es garantía de vida fácil ni de felicidad; Él no la tuvo. Tener fe implica creer que Dios nos acompaña en los malos y en los buenos momentos, que está con nosotros.

S  Interiorizamos

Juan 8, 32      
«La verdad os hará libres».
La verdad es la fuerza de la vida que redime al ser humano existencialmente, del pecado de la injusticia de la muerte.
(Dejamos unos momentos de reflexión y contéstate a ti mismo)
-          ¿En qué momento he podido experimentar esta frase?
-          ¿Tengo ahora alguna situación personal en mi vida en el que decir la verdad me haría sentir libre? ¿Qué/quién me lo impide?
V  Oración final
La frase “No he venido a traer paz” del texto que hemos leído y “La paz os dejo mi paz os doy” que también encontramos en otro pasaje– parece una contradicción pero es que la paz para Dios no es nuestro concepto de paz.
La paz de Dios viene a sacarte de tu bienestar, de tus verdades a medias, a despojarte de lo que te sobra y que no te deja tener paz en tu interior y por tanto no vives en lo que de verdad eres. Por eso, la paz real se conquista con la verdad porque libera.
Para terminar hoy la oración pedimos por la paz en el mundo, en silencio, con la canción de fondo.
(Canción: “Pacem in terris”)
En este curso, compartiremos muchas horas. No hay paz sin verdad y no hay libertad sin verdad. Pidamos al Señor por nuestras relaciones, para que sean verdaderas y reine así la paz en nuestras vidas.
(Al terminar todos haremos un gesto de paz con nuestros compañeros cercanos.)
“Démonos como hermanos la paz”


Miércoles, 4 de septiembre              “Libertad y caridad”

°  Ambientación

(Encendemos la vela ante el icono mientras escuchamos Ubi Caritas Taizé)
En la oración de hoy queremos profundizar en la relación entre libertad y caridad. Podemos darle distintos enfoques, en función del significado que le demos a esta virtud: Caridad entendida como servicio, como entrega, como prudencia al reprender a tu prójimo,… Todas ellas nos conducen a un amor verdadero en libertad.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Mateo 18, 15-20
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca contra ti, repréndelo estando los dos a solas. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un pagano o un publicano. En verdad os digo que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos. Os digo, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre que está en los cielos. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».
He aquí un protocolo de actuación para cuando alguien nos hace alguna faena. Pero pocas veces actuamos así. En vez de seguir estos pasos que nos marca Jesús-
1)    hablar con la persona en cuestión,
2)    si no ha tenido efecto, buscar mediadores o testigos
3)    si aún así reprenderlo delante de toda la comunidad
- preferimos practicar una cosa que el papa Francisco viene denunciando a lo largo de todo su pontificado como el terrorismo de los chismes.
Y no está bien, porque por mucho que te haya ofendido esa persona, o haya hecho mal las cosas, si hablas mal de ella sin que esté presente, no le estás dando oportunidad de explicar o de defenderse. Además, todos tenemos la experiencia de que después de una conversación “chismosa” te quedas con una sensación de desagradable vacío.[1]

S  Interiorizamos

(Nos dejamos interpelar por el canto repetitivo)
Canto: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”
El cotilleo y la caridad son antagónicos, la cara y la cruz de una moneda, el cotilleo nos lleva a la esclavitud, la caridad a un compromiso en el uso de mi libertad.
Canto: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”
Verdad y Caridad están unidas por el amor. Si el amor es el motor de nuestra vida, no nos cansaremos en el empeño
Si vemos en la caridad al hermano, la libertad de realizar un servicio hecho por amor, no nos cansaremos en el empeño
Canto: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”
Si nuestra caridad no es anónima, caemos en la vanidad. Nuestra toma de decisiones libre se hace esclava de nuestro ego, pero si hacemos nuestro servicio solo por amor no fracasaremos en el empeño.
Canto: “El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa”
Confiemos en el Señor que está atento a nuestras debilidades.
V  Oración final
Señor, te pedimos que nos ayude a vencer la tentación de chismorrear, de creernos mejores dando lecciones a otros, de reprender a nuestros hermanos públicamente sin caridad. Haznos fuertes en la debilidad de ser esclavos del egocentrismo, de ser egoístas en nuestra entrega, de atarnos de pies y manos buscando excusas cuando tenemos que ayudar a los demás.
Todos juntos decimos:
Señor Jesús, dame un corazón libre
que no sea esclavo de todas las trampas del mundo
que no sea esclavo de la comodidad, del engaño
que no sea esclavo de la buena vida.
Que viva por amor,
que pueda libremente entregarme a los demás
sin prejuicios.


Jueves, 5 de septiembre                  “Libertad y justicia”

°  Ambientación

(Comenzamos escuchando la conocida canción “Libertad sin ira” de Jarcha. Tratemos de ponernos en el contexto de la época y encendemos la vela ante el icono)
Cuántas cosas en la vida nos parecen injustas y pedimos libertad. En el mejor de los casos, y cuando no “nos cae” demasiado cerca, sin recurrir a la violencia. ¿Qué sentimos a nivel de fe ante estas situaciones? Pensamos en “El gran silencio de Dios”.
Pero hoy vamos a centrarnos en momentos difíciles y problemas personales. Todos alguna vez hemos pasado o quizá estemos pasando por una situación que vivimos como injusta. Podemos sentirnos impotentes, con miedo, con ira, desesperados…
 ¿Por qué Dios no interviene? ¿Dios es justo?

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

2º Pedro 3, 8
El Señor no se retrasa en cumplir su promesa, como algunos piensan, sino que tiene paciencia con vosotros, pues no quiere que se pierda nadie.
Santiago 5, 7
Sed pacientes como los agricultores.
Dios no tiene ni miedo ni prisa. El tiempo de Dios (Kairós à tiempo oportuno), no es el nuestro (Kronos à tiempo terrenal, secuencial).
Dios parece que va con retraso, porque nos quiere bien y no quiere que ninguno se pierda.
También Jesús, sometido al tiempo mundano le dice al Padre: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?” (Mc 15, 34), pero asume la voluntad de Dios: “Padre, no se haga mi voluntad sino la tuya” (Lc 22, 42). Y confiado en Dios dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46).
Dios no le había abandonado, estaba trabajando en algo que trasciende al Jesús humano, que beneficia a toda la humanidad, la resurrección. ¿Fue Dios justo entonces?
(Dejamos unos momentos de reflexión)

S  Interiorizamos

La vida es una rueda, también la nuestra y pasamos por momentos de todo. En los momentos malos, no dominamos la situación y nos entra miedo. Y es este miedo nuestro peor enemigo, lo tenemos dentro de nosotros, nos acompaña y ya todo nos sale mal, porque todo proyecto que nace del miedo está advocado al fracaso. Y entonces los creyentes nos preguntamos ¿Hasta cuándo Señor? Dios como hemos visto en la cita, es justamente atemporal.
No seamos esclavos del tiempo.
Gesto: Seguro que tenemos ahora todos el reloj en la muñeca, o el móvil muy a mano para mirar la hora. Te invito a que lo dejes en la mesa que hemos preparado. Con nuestro gesto le preguntamos al Señor ¿Cuándo? ¿Cuándo? ¿Cuándo?
(Mientras dejamos los relojes, canción: Nada te turbe de la hna. Glenda)
“Eres del Señor, tu vida es del Señor, Dios tiene un plan sin tiempo para ti, tengas la edad que tengas. No tengas miedo, deja de ser esclavo de kronos.”
(Canción: Desaprender la guerra de Luis Guitarra)

V  Oración final

Todos juntos decimos:
Señor, que busque espacios de libertad y acogida para no caer en la tentación de imponer mi justicia en el ahora.
Señor, que sepa reconocer con humildad que no tengo todas las respuestas y que deposite en ti mi confianza. Por el contrario, ayúdame en mi mediocridad y si por soberbia, al no dominar una cuestión, te niego, hazte de nuevo el encontradizo conmigo.
Señor, concédeme paciencia para que no se despierte mi ira ante lo que para mis ojos sea injusto; dame paz de corazón y acompáñame con ternura en mis temores.
Señor, ayúdame en el entendimiento de la libertad que me regalas, que mis decisiones no las tome queriendo imponer mi justicia sino con responsabilidad
Y Señor, venga a nosotros tu reino, perdona nuestras ofensas y ayúdanos a perdonar a los que nos ofenden. Amén.



Viernes, 6 de septiembre                 “Libertad y voluntad de Dios”

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

°  Ambientación

(Nos ponemos ante Dios e invocamos al Espíritu con la canción “Veni lumen cordium”)
"Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad” (Sal 40).
Tomamos prestadas las palabras del salmista para colocarnos ante el umbral del nuevo curso que se nos regala. Contigo queremos volver a comenzar.
“Aquí estoy”, ven Señor y envía tu Espíritu, ayúdanos en nuestros proyectos.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Lucas 9, 51-56
Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros delante de Él. Puestos en camino, entraron en una aldea de samaritanos para hacer los preparativos. Pero no lo recibieron, porque su aspecto era el de uno que caminaba hacia Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le dijeron: «Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que acabe con ellos?» Él se volvió y los regañó. Y se encaminaron hacia otra aldea.
Jesús regaña a Santiago y a Juan por su actitud cuando quieren mandar fuego del cielo sobre aquellos samaritanos que no quisieron acogerlos. Los dos hermanos se tuvieron que quedar a cuadros, porque algún que otro profeta del antiguo testamento hizo tal cual ellos deseaban. ¿Por qué entonces la regañina del Señor? Pues porque Jesús siempre elige la mansedumbre y la humildad de corazón. Vayamos con otro refrán: se cazan más moscas con un barril de miel que con otro de hiel. Ante un hecho que te contraría, o cuando te sientes atacado, lo más fácil es dejarse llevar por la ira y despertar al león que duerme agazapado en tu interior. Pero ese no es el camino que nos ha enseñado Jesús. Con la ayuda de la gracia, es posible vivir una nueva vida[2]. Por tanto, libertad, mansedumbre y humildad también van de la mano.
Hay además otra enseñanza en este texto; nos habla de la relación entre la entrega en libertad y el sufrimiento. Jesús decide realizar su misión no según los criterios de este mundo, triunfalismo y espectacularidad, sino según los criterios de Dios: servicio, entrega y renuncia; Jesús no es un masoquista que busca el dolor y el sufrimiento por sí mismos, sino que estos son el resultado y el rechazo que el pueblo hace a su anuncio del reino de Dios y a su persona como salvador del mundo. Así, Jesús no busca el dolor ni el sufrimiento, simplemente no los evade, lo afronta para que el mal no domine la humanidad.

S  Interiorizamos:  

(Meditamos en silencio las preguntas. La canción y las imágenes de fondo pueden ayudarte. Canción: “Muéveme” de Ixcis)
-          ¿Qué quieres Señor que yo haga este curso?
-          ¿Sé cuál va a ser mi dolor, mi sufrimiento en las tareas que me encomiendas?
-          ¿Cómo voy a contribuir en la construcción de tu Reino?

S  Carta de Dios

Érase una vez un centro educativo al que el Señor le habló...
Querido profesor del Colegio Medalla Milagrosa:
Déjame tu comienzo de curso, entrégamelo, tal como lo hayas organizado, programado, orado o esperado; quiero convertirlo en tu historia de salvación. Tus proyectos, tu fidelidad… tus sinceros deseos de hacer bien y de ser bueno, ¡déjamelos!
Déjame también tu falta de ilusión, tus cansancios, tu rutina, tus achaques, tu oscuridad…, lo que tú juzgas como negativo. Ofréceme las horas luminosas que configuraron tus cursos anteriores. Quiero toda tu historia, no sobra ninguna página.
Dame las lágrimas, los himnos y las alegrías, los cantos de liberación. Los quiero convertir en tu cancionero. Ofréceme el regalo de la vida y la experiencia de la muerte.
Déjame toda tu historia; déjame este nuevo curso por estrenar, no te guardes nada de ellos.
SI ME DEJAS SER EL SEÑOR DE TU HISTORIA, comprenderás que, a pesar de tus luces y tus sombras, yo te bendigo y deseo dar a tus días el sentido pleno.
Abandona tu juicio cerrado, tus horizontes acotados. Déjame ser tu guía, y pisarás la tierra prometida. Vuelve la mirada a la historia siempre nueva de mi Pueblo.
Sal de “tu” Egipto, de las pequeñas esclavitudes de ti mismo. Comienza la andadura, cambia la conciencia de andar.
Colegio Medalla Milagrosa, dejadme vuestro comienzo de curso, entregádmelo; quiero convertirlo en historia de salvación. Quiero construir vuestra casa.
Yo os bendigo.
(Dejamos unos momentos de reflexión)
V  Oración final
Todos juntos decimos:
Virgen María, camina a nuestro lado. Ayúdanos a decir sí a la voluntad de Dios para este curso, también en los momentos de dificultad, de dolor, de pesimismo, de oscuridad.
Intercede ante tu hijo para que nos ayude a entender su forma de vida y la llevemos a la práctica.
Que con la iluminación del Espíritu, haciendo un uso comprometido de nuestra libertad nos pongamos cada día en el camino de la santidad. AMÉN
Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.


Lunes, 9 de septiembre                    “Libertad y respeto”

°  Ambientación

(Comenzamos con la canción “Libre” de Nino Bravo. Encendemos la vela ante el icono)
Cuántas palabras salen de mi boca a lo largo del día, de la semana, del mes, del año... Cuántos silencios hablan tanto como si fueran gritos. Dicen que los humanos somos especiales por lo que podemos expresar.  Yo sólo quiero pararme a veces a pensar en todo lo que he dicho y lo que he callado, para sentir el enorme tesoro de mi palabra y mi canto, y descubrir todo lo que puedo, quiero y tengo que decir. Así me siento libre.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Mateo 7, 6.12-14
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros. Así, pues, todo lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo vosotros con ellos; pues esta es la Ley y los Profetas. Entrad por la puerta estrecha. Porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos».
La palabra de Jesús es bien clara, pero en nuestros días hemos cambiado los términos. Y ahora parece que decimos ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la salvación y muchos entran por ellos. ¡Pero el Señor dice justo lo contrario! La vida cristiana es una colaboración entre la gracia de Dios y nuestra libertad[3].
En cuanto a lo santo y las perlas a las que hace alusión el texto, se refieren a la Palabra de Dios, y los perros y los cerdos a todo aquel que la rechaza. El Evangelio debemos darlo a conocer, es una perla, es un tesoro para compartir con los demás. Pero el otro, desde su libertad puede o no aceptarlo e incluso rechazarlo. Seguro que más de una vez has oído que tú libertad termina donde empieza la de los otros. Por ello, libertad y respeto van de la mano.

S  Interiorizamos

En nuestra sociedad, todos presumimos de ser libres para hacer o decir lo que queramos. Apelamos con frecuencia a la libertad de expresión y a la tolerancia y se nos llena la boca sobre todo con esto último. Somos muy tolerantes hasta que el otro opina diferente y cuando esto ocurre en lugar de dialogar lo tachamos con algún apelativo.
Pero mi libertad no es más importante que la tuya, y por eso no puedo haciendo uso indebido de mi libertad faltarte al respeto ni a nivel físico, psíquico, espiritual o religioso. Es triste verlo cada día en el terreno de la política, en los medios de comunicación, en recientes lobys sociales de presión…
¿Y nosotros? ¿Vivimos correctamente el respeto con los otros?
“Estoy cansado, o contento, o herido, o ilusionado, o agobiado, o endiabladamente perdido... Según el día, según el tiempo, según el humor o la cantidad de trabajo. Es inmediato el pensar en el mundo como mi mundo, en el momento en función de mi estado de ánimo, en los otros en función de su relación conmigo: Mi madre no me entiende, mi jefe es un genio si valora mi trabajo, o idiota por lo que me pide, mis amigos se están pasando conmigo, mi pareja cubre todas mis expectativas o me defrauda, y así sucesivamente. ¿Es posible vivir de otro modo?[4]
¿Eres coherente? ¿Respetas? ¿Te respetas? ¿Cómo te gustaría ser?
A veces habría que hacer el ejercicio de intentar ponerme en la piel del otro, especialmente del otro cercano, que es el que llena mi horizonte vital. A veces habría que hacer el esfuerzo por pensar en 'tú', tratando de descifrar cómo eres, qué sientes, si sufres y por qué, de dónde viene esa sonrisa fascinante, esas ojeras o esa mirada compungida. Piensa durante un breve momento en los nombres más cercanos de tu vida y, si tienes ocasión, dedica un rato a tratar de imaginar/descifrar sus cansancios, sus miedos, sus ilusiones, sus alegrías, sus esperanzas...
Y durante esta semana trata de pensar en ellos, y rezar por ellos.
(Dejamos unos momentos de reflexión mientras escuchamos música instrumental: “El Senyor” de Taizé. Deja que venga a tu mente situaciones, personas, momentos…)

V  Oración final

Todos juntos decimos:
Señor, hoy comienzan nuestros compañeros con alumnos.
Ayúdales, ayúdanos a educar en respeto para crecer en libertad pues sabemos que:
Si un niño vive criticado, aprenderá a criticar,
Si un niño vive con hostilidad, aprenderá a pelear,
Si un niño vive avergonzado, aprende a sentirse culpable,
Si un niño vive con tolerancia, aprende a ser tolerante,
Si un niño vive con estímulo, aprenderá a confiar,
Si un niño vive apreciado, aprende a apreciar
Si un niño vive con equidad, aprende a ser justo,
Si un niño vive con seguridad, aprende a tener fe,
Si un niño vive con aprobación, aprende a quererse,
Si un niño vive con aprobación y amistad, aprende a hallar amor en el mundo.
Que cada día Señor, revisemos cómo nos ha ido en respeto y libertad, para que vivamos en primera persona cada detalle con otros.
Virgen María, ayúdanos a respetar los tiempos, como hacías tú con Jesús, a pesar de no comprenderlo.
Amén.


Martes, 10 de septiembre                 “Libertad y misericordia”


°  Ambientación

(Encendemos la vela ante el icono. Canción: “Misericordias Dominio” de Taizé)
“Sed testigos de libertad y de misericordia, haciendo prevalecer la fraternidad y el diálogo ante las divisiones” pronunció el Papa Francisco durante una beatificación en el Campo de la Libertad de Blaj (Rumanía), el mismo lugar donde, en 1948, comenzó el hostigamiento contra los católicos.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Juan 9, 5 y ss
Vio, al pasar, a un hombre ciego de nacimiento. […] «Mientras estoy en el mundo, soy luz del mundo.» Dicho esto, escupió en tierra, hizo barro con la saliva, y untó con el barro los ojos del ciego y le dijo: «Vete, lávate en la piscina de Siloé» (que quiere decir Enviado). Él fue, se lavó y volvió ya viendo. Los vecinos y los que solían verle antes, pues era mendigo, decían: «¿No es éste el que se sentaba para mendigar?» Unos decían: «Es él». «No, decían otros, sino que es uno que se le parece.» Pero él decía: «Soy yo.» Le dijeron entonces: «¿Cómo, pues, se te han abierto los ojos?» Él respondió: «Ese hombre que se llama Jesús, hizo barro, me untó los ojos y me dijo: `Vete a Siloé y lávate.'» Ellos le dijeron: «¿Dónde está ése?» Él respondió: «No lo sé.»
Llevan a los fariseos al que antes había sido ciego. Era sábado el día en que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. […] Algunos fariseos decían: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.» Otros decían: «Pero, ¿cómo puede un pecador realizar semejantes signos?» Y había disensión entre ellos. Entonces le dicen otra vez al ciego: «¿Y tú qué dices de él, ya que te ha abierto los ojos?» Él respondió: «Que es un profeta.» Pero no creyeron los judíos que aquel hombre hubiera sido ciego.
El ciego tenía que convivir no sólo con su ceguera sino también con la de aquellos que lo rodeaban, porque no hay más ciego que quien no quiere ver. Así son las resistencias y hostilidades que surgen en el corazón humano cuando, en vez de querer encontrarnos con las personas se ponen intereses particulares, abstracciones e ideologías, que lo único que logran es enceguecer todo a su paso. “La lógica del Señor” es diferente; en el texto vemos que va al encuentro y “no se deja embaucar por discursos incapaces de priorizar y poner en el centro lo realmente importante”[5]. Y es que, a veces somos ciegos y otras nos lo hacemos.
En una visita guiada de unos monjes a una iglesia en Francia, la guía le dijo a los turistas: “No dejen de ver al Cristo bello”. Al terminar la visita, uno de ellos le pregunta a la guía: ¿Dónde estaba? Lo he buscado y no lo he encontrado. La guía le contestó: Hermano, ¿no ha visto usted al hombre que pide en la puerta? ¿Hay un rostro mejor en todo lo que ha contemplado?
Juan 9, 5 y ss
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Si cogiésemos el texto completo de las Bienaventuranzas, veríamos la recompensa de servir a Cristo y también la sorpresa de los que nos le sirvan.

Jesús no pensaba en el Reino de Dios como un lugar al que ir. Mateo interpreta el Reino como un mundo al que se le da la vuelta.

S  Interiorizamos

Es fácil sentir cariño por toda la gente que conozco afín a mí, pero qué difícil es amar a un enemigo, si ni siquiera podemos hacerlo con las personas que no conocemos o nos son indiferentes. ¿Qué acogida puedo tener con estas personas? A veces, lo único que puedo sentir es una compasión pero por pena, no por perdón.
El Evangelio es claro, amar al amigo no tiene ningún misterio, amar al enemigo es el problema. Por tanto, sabemos que tenemos que amar y practicar misericordia con todos los que nos rodean.  Amar al pueblo como es: El líder, un jefe, un director a cada uno de los que trabajan con él, sean como sean; cada uno de nosotros a todos los miembros de la familia, a pesar de las rencillas y discusiones que pueda haber, y como profesores, a cada uno de nuestros alumnos y también su entorno. ¿Cómo?
-          Cuida la acogida. ¿Cómo lo hago?
-          Cuida tus palabras. ¿Cómo me comunico?
-          Cuida tus obras. ¿Cómo actúo?
-          Cuida tus gestos de servicio a los demás. ¿Cómo es mi disposición? ¿Y mi perseverancia?
La dificultad es grande pero la libertad y paz interior será auténtica. ¡Atrévete a vivir por amor! ¿Cómo? Buscando a Dios
(Interiorizamos en silencio la canción: “Realidad” de Ain Karem)

V  Oración final

Todos juntos decimos:


Señor, limpia mi ceguera, para que sepa verte en cada persona que me encuentre.
Señor, ayúdame a ser prudente con las palabras que salgan de mi boca, para que no hieran y trasmitan la verdad.
Señor, ayúdame a entender la hospitalidad, que acoja en tu nombre y cada obra que realice sea para servirte a ti y no a mí mismo.
Señor, ayúdame a cantar tu misericordia e imitarte; ayúdame a sentirme libre en el intento de amar al prójimo.

Y a ti, María:
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve.
A tí clamamos los desterrados hijos de Eva, a tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
Oh, clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María, ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.


Miércoles, 11 de septiembre            “Libertad y compromiso”

°  Ambientación

En cada momento de nuestra vida nos vemos en la necesidad de elegir y tomar decisiones. En muchos casos, esta exigencia se convierte en una dificultad y hasta en un verdadero tormento. En la vida hay grandes y pequeños compromisos muy relacionados con lo que deseamos, nuestras aspiraciones, lo que queremos llegar a ser buscando la felicidad. En nuestra sociedad parece que compromiso y libertad son antagónicos. Es curioso que concibamos la libertad sin compromiso cuando todos los días nos comprometemos con algo. Confundimos la libertad con la independencia total para no atarnos a nada, negar así toda responsabilidad pero al mismo tiempo vivimos con el temor a despojarnos de los hábitos u objetos que consideramos propios. Esta falsa libertad desemboca en soledad, inseguridad y avaricia psicológica.
Sin embargo, el compromiso requiere capacidad para elegir, encierra otros valores como la voluntad y la fidelidad ya que es imposible no amar y ser fiel a la elección. El compromiso no es rígido sino que por voluntad y conciencia nos obliga a corregir errores y crea uniones con otros sin temor, con fraternidad y comprensión. Nos pone metas y la vida adquiere sentido. La libertad nace en el conocimiento del sentido de la propia vida, del por qué y para qué vivimos[6].

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Lucas 9, 57-62
Mientras iban de camino, le dijo uno: «Te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le respondió: «Las zorras tienen madrigueras, y los pájaros del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». A otro le dijo: «Sígueme». Él respondió: «Señor, déjame primero ir a enterrar a mi padre». Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios». Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de los de mi casa». Jesús le contestó: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás vale para el reino de Dios».


 Encontramos en este texto tres casos de seguimiento:
-          En el primero, el discípulo se ofrece a seguir a Jesús. Él responde: seguirme no atrae ninguna ganancia humana, ni ninguna ventaja material ni social.
-          En el segundo, es Jesús quien llama a otro discípulo y aunque el aludido parece dispuesto a seguirle pone una condición: primero tiene que hacerse cargo de su padre y después cuando éste ya no existiese, libremente le seguiría. La respuesta también es clara: Primero debe ser la justicia, la solidaridad y la fraternidad.
-          En el tercero, Jesús también llama, pero el discípulo utiliza una excusa muy válida, la familia, en una sociedad del momento en el que no existía la libertad de los hijos. La respuesta también es clara: No se sigue a Jesús para tener libertad, se sigue a Jesús en libertad.

S  Interiorizamos

Las razones por la que nos comprometemos pueden ser variopintas: porque me siento obligado, por conciencia, porque así lo he decidido y es lo que quiero…
Un compromiso para que sea libre solo puede estar basado en el amor. Cuando no se da, aparecen las excusas, las justificaciones… El compromiso es una alianza.
-          ¿Cómo son mis compromisos? ¿Actúo libremente? ¿Tengo miedo?
(Dejamos unos momentos de reflexión. Canción: “En mi Getsemaní” de la hna. Glenda)

V  Oración final

Señor, estamos reunidos en tu nombre y juntos elevamos nuestros corazones.
Queremos que presidas nuestro amor; que defiendas, conserves y aumentes nuestra ilusión.
Quita de nuestro camino cualquier obstáculo que haga nacer la sombra o las dudas entre nosotros.
Apártanos del egoísmo que paraliza el compromiso y la verdadera libertad.
Líbranos de la ligereza que pone en peligro la Gracia de nuestras almas. Haz que, abriéndonos merezcamos la maravilla de encontrarte los unos en los otros.
Haz que nuestro trabajo sea ayuda y estímulo para lograr libertad y compromiso plenamente. Ayúdanos a resolver las necesidades materiales y haz que el sueño del nuevo curso que estrenamos sea en realidad un camino que nos lleve rectamente a tu corazón. Amén.


Santa María no nos dejes en el caminar diario y cuando nuestras fuerzas flaqueen, abrázanos con amor comprensivo de madre. Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti.




Jueves, 12 de septiembre                 “Libertad y vida”

°  Ambientación

Dios nos ha regalado el milagro de la vida y para vivirla nos ha dado un segundo regalo: la libertad. Así que debemos aventurar la vida por la libertad.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Gálatas 5, 1.7-8.13-15.19-23-26
Para ser libres nos ha liberado Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud. […] Corríais muy bien, ¿quién se interpuso para que no siguierais la verdad? El que os persuadió no procede del que os llamó.
Vosotros, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; pero no vayáis a tomas la libertad como estímulo del instinto; antes pues, servíos unos a otros por amor. Pues toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y os devoráis unos a otros, ¡mirad no vayáis a destruiros mutuamente!
Os digo esto: proceded según el Espíritu. Las acciones del instinto son manifiestas: fornicación, indecencia, desenfreno, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, enemistades, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios. En cambio el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley que valga.
Si vivimos por el Espíritu, sigamos al Espíritu. No seamos vanidosos, provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente.
En este texto, Pablo hace un llamamiento a la libertad. El Espíritu viene de Dios y donde está el Espíritu hay libertad. Representar al Espíritu como una paloma es una forma de trasmitirnos esa libertad.
Pablo considera la persona como un campo de batalla donde fuerzas opuestas libran un combate: las del instinto y las del Espíritu. El instinto mata la libertad y conduce a la esclavitud dramatizada con una lista de vicios que incluyen los pecados que destruyen la libertad del prójimo haciendo imposible la convivencia y por otro lado las pasiones que encadenan a la propia persona. Por el contrario, el Espíritu nos infunde amor, y con ese amor todo puede transformarse, surge la alegría y también la esperanza, para tomar las decisiones de la vida, sin hablar de leyes, convirtiendo a la persona dentro de una comunidad en un miembro libre y solidario viviendo su vida.

S  Interiorizamos

Cada uno de nosotros hemos sido llamados a la libertad. Está siendo como un camino que tenemos que recorrer. Comenzó posibilitado por el Espíritu que se nos dio en el bautismo y que puede ser guía, si nosotros caminantes nos dejamos guiar. Requiere que seamos por tanto “militantes”, que tengamos un compromiso activo. Este compromiso tenemos que renovarlo continuamente pues la libertad se construye en el día a día cuando tomamos decisiones.
 Dejamos unos momentos de reflexión.
Escuchamos la canción “Construyendo libertad” del colegio Las Nieves y meditamos en silencio las preguntas que aparecen:
-          ¿Cómo construyo la libertad en el trabajo?
-          ¿Me comprometo activamente cuando tomo decisiones?)
* * * * *
Me miro en el espejo, como cada mañana. Cada día veo la misma cara, pero los años van pasando. No noto muchos cambios en el día a día pero cuando miro las fotos de hace un tiempo… realmente se ven diferencias. Diferencias físicas, objetivamente visibles a los ojos de cualquiera. ¿Me importa? ¿Soy esclavo de mi físico?
Perdiéndome en el espejo, miro también mi interior. ¿Sigo siendo la persona de ayer, atrapado en el tiempo?
¿Te reconozco a través del espejo? ¿Tu Espíritu habita en mi?

V  Oración final

Todos juntos, decimos:
Espíritu Santo, yo quiero que vengas y me reconfortes; que me ilumines para tomar las decisiones correctas, como iluminaste a nuestra madre María.
Hoy te abro la puerta de mi corazón y te invito a entrar. Entra en mí y permanece conmigo para siempre. Ayúdame a seguir soñando la vida.
Padre, me confío a ti a través de tu hijo y te pido que pueda tener una vida en libertad.
AMÉN.



 Viernes, 13 de septiembre                “Libertad y creatividad”

°  Ambientación, una parábola para nuestro tiempo

(Encendemos la vela ante el icono mientras escuchamos “il signore ti ristora” de Taizé)
Hoy concluye nuestros días de preparación. Ponemos en Ti Señor toda nuestra confianza, toda nuestra esperanza de un curso contigo lleno de oportunidades, para ser misericordiosos, personas de Verdad y descubrirte en todos nuestros hermanos, para ser libres y creativos.

& Reflexionamos a la luz de la Palabra

Génesis 2, 19
Y Yahvé Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera.

Saltamos al Nuevo Testamento y encontramos en Jesús una nueva tarea para nosotros; cuando nos dijo que nuestra encomienda es hacer discípulos, no explicó exactamente el cómo. Me imagino a los discípulos discutiendo acerca de cómo iban a implementar este asunto de la iglesia (= comunidad de discípulos):
¿A qué hora será la reunión? ¿Cuánto tendrá que durar? ¿Cómo habrá que sentarse? ¿Cuánto debe durar el sermón? ¿Cuántas personas tendrán que hablar? Jesús no les dio en ningún momento, ninguna instrucción. ¿Por qué? Porque él nos dio libertad creativa. Nos dijo que hagamos discípulos, pero nos dio libertad para hacerlo de mil maneras distintas, adaptándonos a los tiempos.
Vayamos al día hoy. ¡Hay tantas otras áreas de la vida en las que podemos usar la creatividad…!

S  Interiorizamos

Pero para pretender una vida por amor, libre, creativa hasta el infinito necesitamos ir más allá de nuestros hábitos, nuestras capacidades, nuestras comodidades. Éste no puede ser un curso más. Necesitamos ser gigantes de carácter pero con pies de arcilla, siendo conscientes de que somos barro y que a veces no vamos a estar a la altura.
Necesitamos enamorarnos de lo que hacemos y sentirnos libres para crear, para soñar, para compartir.
Necesitamos también, Jesús, renovar nuestro compromiso contigo, nuestro amor por ti y decirte a título personal que te quiero como puedo decírselo a mi pareja, a mis hijos, a mis padres, a mis amigos y que quiero seguir teniendo una relación contigo, libre y verdadera. Solo Tú y yo sabemos la relación que mantenemos.
Tenemos en pantalla un lienzo en blanco. Representa tu vida, tú hoy con Jesús, con Dios o con su Espíritu. Escucha en silencio la canción. ¿Qué pintarías?
(Canción: Enamórate del grupo AMDG-Jesuita)

V  Oración final



Todos juntos decimos:
Ayúdame Señor a educar con CO-RAZÓN, a escuchar a los niños, a vivir intensamente el valor de la libertad, valor base de la educación que intentamos trasmitir.
Qué TÚ seas siempre mi única elección en las opciones que se me presenten y me empeñe en reconocer en Ti siempre mi tesoro.
Ayúdame también, Señor, a tomarme tiempo para IMAGINAR. Somos diferentes, que sepa hacer un buen uso de mi libertad, para que con diversión y con la alegría de la fe sepa potenciar en mis alumnos un buen cauce para su imaginación y al mismo tiempo me contagie de ellos para tener alma inocente y creativa de niño y gozar así de Tú sabiduría.
Que a imagen de María, sea incondicional.

Preparemos con libertad creativa la acogida no solo en el colegio que es nuestra segunda casa sino también en el corazón. Amén






[1] Reflexión de José Alberto Sutil, sacerdote.
[2] Reflexión de José Alberto Sutil, sacerdote.
[3] Reflexión de José Alberto Sutil, sacerdote.
[5] Homilía del Papa Francisco en la beatificación de obispos mártires greco-católicos en Rumanía en junio de 2019.